Textil 
febrero 17, 2022

Stardog, la marca de moda que diseña prendas con fibra de cáñamo00

Aunque es una fibra milenaria, el cáñamo -una variante del cannabis- vive una reivindicación mundial. En Colombia, Stardog produce prendas de vestir a base de esta planta. Conozca la historia.

Aunque su cultivo se conoce desde hace más de 8.000 años en China, el cáñamo aún no tiene el reconocimiento que merece. La fibra de esta planta, que es una variedad del cannabis -sin los efectos psicotrópicos-, estuvo presente en las velas de los barcos en los que Cristóbal Colón llegó a América y en la primera bandera de los Estados Unidos.

Está presente también en las prendas de Stardog, una firma de moda colombiana que le apuesta a fibras orgánicas y a la comodidad como regla a la hora de vestir. Durante la pandemia, esta marca llegó al mercado con productos como joggers, buzos, camisetas y tapabocas hechos en esta fibra.

“Nosotros creemos que el cáñamo es la fibra del futuro. Es atemporal porque refresca en verano y abriga en invierno. Es tan resistente como el nylon. Además, es hipoalergénica. A eso se suma que el espacio que necesita para cultivarse es la cuarta parte del algodón, y requiere muy poca agua”, le dice a Diners Nicolás Vásquez, gerente general de Hemp Textiles y Co., compañía creadora de Stardog Loungewear.

Loungewear: comodidad como ley

Entre los cambios que trajo consigo la pandemia, y por ende el teletrabajo, estuvo la transformación de la manera en la que nos vestimos. Los hábitos de consumo de moda cambiaron radicalmente y la comodidad se impuso, dándole espacio al loungewear, un segmento de prendas funcionales y ligeras diseñadas con el propósito de satisfacer la necesidad de confortabilidad en casa.

Y con esto no nos referimos explícitamente a las pijamas. Aquí también tienen cabida los pantalones en algodón o lino, suéteres de punto, chaquetas suaves y hasta sandalias.

Sin embargo, en Stardog identificaron que “las marcas de loungewear usan telas muy tóxicas en términos ecológicos. La mayoría de prendas están hechas a base de poliéster, que tarda alrededor de 500 años en descomponerse. Así que es responsabilidad, tanto de la industria como del consumidor, de migrar a fibras naturales”, explica Vásquez.

Ese fue el impulso para empezar con Stardog, en marzo de 2020. La propuesta fue llevar el cáñamo a prendas atemporales que hagan parte de cualquier armario por varios años. Para esto recurrieron a colores como blanco, azul y verde militar, básicos y funcionales.

La reivindicación del cáñamo

Con tantos comentarios positivos alrededor del cáñamo es normal cuestionarse por su falta de popularidad. La planta es catalogada como carbono negativo, es decir que, en lugar de emitir carbono, absorbe dos toneladas por hectárea. No obstante, se vio envuelta en un estigma hacia el cannabis en la década de 1930 que detuvo su expansión.

Para ese momento, la empresa estadounidense DuPont registró oficialmente el nylon y comenzó una campaña de presión política que terminó por llevar al cáñamo a la lista negra de las Naciones Unidas, que buscaba la prohibición mundial del cannabis y sus variantes.

“Hasta ahí llegó el auge del cáñamo, que es una tradición milenaria. Para el cannabis y sus extractos -como el CBD- se procesa la flor seca. Pero el resto de la planta, que es el 80 % de la biomasa, no se utiliza. Ese tallo está lleno de fibras que se pueden usar para hacer bioplásticos, papel y materiales de construcción”, explica Nicolás Vásquez.

 

Pero en la última década, con la reivindicación del cannabis medicinal y el cáñamo, esta fibra natural ha logrado recuperar algo de fama. Por ejemplo, ahora es común encontrarla en automóviles de marcas como Mercedes Benz, BMW y Peugeot. Con la fibra, estas compañías construyen puertas, asientos y terminaciones del panel del conductor.

Stardog en Macy’s

El nuevo auge del cáñamo (hemp, en inglés) se apalanca en el crecimiento de la ropa hecha a base de su fibra. Según Data Bridge, se espera que este mercado de prendas de cáñamo crezca el 49,9 % entre 2021 y 2028.

Stardog es líder en esta tendencia y en dos años logró consolidar dos puntos de venta en Bogotá -en el Centro Comercial Andino y en Unicentro- y uno en Miami, que inauguraron en noviembre de 2021.

Pero allí no para el crecimiento. La compañía colombiana se convirtió este año en la única marca de moda de fibra de cáñamo en vender sus productos en Macy’s, una tienda por departamentos con más de 700 sedes en Estados Unidos, famosa por ser “la tienda más grande del mundo”.

“Desde hace un tiempo Macy’s está en la búsqueda de prendas con textiles sostenibles. Logramos presentarle nuestro proyecto y, aunque les interesó, nos pidieron certificar nuestra cadena de producción como sostenible. Así que comenzamos el proceso de certificarnos con Transparency One”, recuerda Vásquez.

Tras obtener la certificación, Stardog comenzó a vender 17 categorías de producto, todos hechos a base de cannabis y algunos en algodón orgánico. Pero sin duda, el éxito en ventas se lo ha llevado su nueva línea de zapatos, conformada por sandalias y tenis, que conservan el concepto atemporal de la marca.

“Para nosotros es de mucho orgullo porque es mano de obra colombiana, si bien la fibra en este momento la traemos de China, todo lo demás es talento local. Así que es una apuesta de Macy’s por una empresa colombiana, incluso sobre las asiáticas”, afirma el gerente de Hemp.

Mirada al futuro

A la par de sus nuevas ventanas de exposición, Stardog continúa trabajando en lograr cultivar el cáñamo adecuado en Colombia. “Tenemos un cultivo en Lebrijas, Santander. Ahí estamos haciendo pruebas porque el cáñamo textil necesita un fotoperiodo extensivo, así que necesita más horas luz del día. Como estamos en la línea del Ecuador debemos modificar la planta para lograr la fibra óptima”, cuenta.

Es por esto que ahora ha surgido una nueva oportunidad, al comercializar las fibras naturales que importan desde China a otras marcas colombianas. De esta manera, la oferta de prendas más amigables con el medio ambiente aumenta.

Y, aunque muchos ya retoman la rutina fuera de casa, Stardog cree firmemente en que el loungewear seguirá siendo parte del día a día. “La gente no quiere perder la comodidad que logró en la pandemia. Por eso hicimos tenis y una línea de chaquetas 100 % cáñamo. La idea es seguir usando jogger y camisetas cómodas pero con prendas extras que no te hagan perder la comodidad y con un enfoque ecológico”, finaliza.

Referencia:Stardog, la marca de moda que diseña prendas con fibra de cáñamo

 

Compártelo en:

Categorías