Empaque 
noviembre 6, 2012

Hammer-Lübeck Faltschachtelwerk utiliza el cartoncillo blanco brillante Algro Design® de Sappi para producir los envases de cartón plegable de los chocolates Wagner Pralinen y con el que ganó el primer premio de los galardones ProCarton/ECMA.

Cuando el consumidor elige una tableta de chocolate Wagner Pralinen de la estantería, de inmediato se da cuenta de que se trata de un producto especial. El nombre de “Wagner Pralinen” está en letras en relieve, lo que confiere a la caja un diseño delicado. Unas ventanillas recortadas permiten ver el chocolate –y hacen salivar al consumidor– y dan profundidad al envase. La caja también tiene un círculo con barnizado directo y un marco gofrado que amplían la imagen, como si miráramos el chocolate con una lupa.

Estos son solo algunos de los elementos del acabado especial de este envase, que denotan que los Wagner Pralinen no son unos chocolates cualquiera, sino un producto “gourmet” de una marca de renombre que usa los mejores ingredientes, tanto en el producto en sí como en el envase.

Para conseguir este toque de excepcionalidad, Wagner Pralinen GmbH encargó a Hammer-Lübeck Faltschachtelwerk y a la agencia de Michael Derpmann (Derpmann Design) que desarrollaran y produjeran un envase de lujo para la gama de productos de chocolate de la empresa. El buen hacer de este equipo recibió un merecido reconocimiento en forma de primer premio en la 15.ª edición de los prestigiosos galardones internacionales ProCarton/ECMA de 2011. El acabado sofisticado fue uno de los factores diferenciadores que les valió la distinción. Hammer-Lübeck reconoce que el cartoncillo sólido blanqueado Algro Design de Sappi, blanco, brillante y hecho de fibra virgen, fue el soporte perfecto para hacer realidad este diseño excepcional.

Esta es la segunda vez que Hammer-Lübeck obtiene este premio desde 2007. La familia que fundó la empresa en 1919 en la localidad alemana de Lübeck sigue dirigiéndola hoy, después de pasar por varios procesos de transición importantes. En los años setenta, la empresa estaba especializada en cartones plegables. Ya en 1995, abrió una segunda fábrica en Posen (Polonia) para hacer frente al aumento del volumen de encargos. Hammer-Lübeck tiene una plantilla de 330 empleados entre las dos sedes y continúa la tradición de fabricar envases de alta calidad para alimentos para clientes de toda Alemania y de otras partes del mundo.

Emociones tangibles

Al hacerse cargo del diseño del proyecto, Derpmann Design tenía claro que no quería crear una simple caja, sino desarrollar un envase que consiguiera hacer tangibles las emociones, relacionando el atractivo emotivo del producto con un envase que destacara en la estantería y resaltara el carácter de lujo de los productos de una marca especial. La agencia lo logró con un diseño excepcional, efectos de acabado únicos y los mejores materiales del mercado.

“Estamos muy orgullosos del resultado de este proyecto y del reconocimiento que ha supuesto el premio ProCarton/ECMA”, dice Wolfgang Grotmann, director general de Hammer-Lübeck. “En este trabajo de colaboración, pudimos poner en práctica todos nuestros conocimientos en materia de acabado y nuestra experiencia en producción. A pesar de que el diseño en sí es relativamente sencillo, el uso de las ventanillas que dejan ver el chocolate y permite mirarlo como a través de una lupa fue lo que llamó la atención del jurado; y lo que ahora está atrayendo a los consumidores en las tiendas. La impresión y el acabado de calidad en un fondo blanco sencillo son la guinda del pastel, por así decirlo, y refuerzan el efecto general de este envase de lujo.”

Al producir la caja, Hammer-Lübeck se enfrentó al desafío extra que suponía diseñar un envase que protegiera unas tabletas de chocolate relativamente finas y frágiles durante el transporte. La empresa lo resolvió con un refuerzo doble del reverso del envase. Hammer-Lübeck también debía cumplir otro requisito de Wagner Pralinen: la posibilidad de ofrecer sus productos con etiquetas privadas, en tiradas relativamente cortas y personalizadas. Para ello, la empresa tenía que garantizar los cambios mínimos de herramienta para acomodar el cambio de motivo.

Un envase robusto para un producto frágil

“Como las tabletas de chocolate Wagner Pralinen son muy finas”, dice Christoph Grund, director comercial de Hammer-Lübeck, “usamos una capa de cartoncillo con un gramaje de 300 g/m2, con un refuerzo doble en la parte posterior, para proteger bien el producto. El diseño nos permitía manipular los cartones plegables especiales mecánicamente en vez de tener que realizar el acabado a mano, lo que habría elevado mucho el coste. Al principio, buscábamos un cartón blanco y brillante que resaltara el gofrado. Y, por supuesto, la combinación del cartoncillo, hecho de fibra virgen, con las tintas y barnices debía cumplir con todas las normativas sobre envases de alimentos”.

Hammer-Lübeck también tenía que fabricar varios envases para los distintos productos y versiones de la marca, incluidos los artículos con etiqueta privada ya mencionados. Hammer-Lübeck consiguió realizar toda esta variedad con gran pericia y elegancia, siempre manteniendo la uniformidad de la marca en todos los tipos de envases con unos cambios de herramienta mínimos para controlar el coste de producción, independientemente de la versión y de la tirada.

Proceso de producción

El proceso de producción de Hammer-Lübeck constó de las fases siguientes:
– El cartoncillo blanco brillante de fibra virgen se trató con un líquido de imprimación especial y un barniz mate.
– Las letras de “Wagner” se aplicaron mediante estampado dorado en caliente y luego se añadió un barniz directo UV con textura.
– Los distintos pigmentos crearon un efecto reluciente y con textura, destacado por el uso de texturas mate y satinada.
– Las letras de “Wagner”, que se repiten en todas las áreas blancas de los envases, se aplicaron por gofrado en un proceso aparte, igual que el marco y el logotipo circular.
– Los especialistas de Hammer-Lübeck crearon las perforaciones de acuerdo con las especificaciones: ventanillas redondas, cuadradas o sin ventanillas, según el producto.
– El paso final consistió en adherir la segunda capa de cartoncillo en el reverso del envase para darle más rigidez y proteger el chocolate.

¿Por qué Algro Design de Sappi?

El cartoncillo de calidad superior Algro Design de Sappi fue elegido para este proyecto por su superficie blanca y brillante, su composición de fibra virgen y capacidad de adaptarse a numerosos procesos de acabado especial. Algro Design es uno de los cartoncillos sólidos blanqueados más populares del mercado, sobre todo para envases de lujo. Tanto los consumidores como las marcas lo identifican de manera intuitiva como un soporte ideal para productos de gama alta.

La calidad y la popularidad tanto de Algro Design, con estucado doble en una cara, y Algro Design Duo, con estucado doble simétrico en ambas caras, son la constatación de la destreza de Sappi en el arte de la fabricación de cartoncillos sólidos blanqueados. El acabado blanco y brillante, la calidad, la gran resistencia a la luz, la amplia gama de opciones de procesamiento que permite y la superficie suave de Algro Design son algunas de las razones del atractivo de este soporte.

Gracias a todas estas propiedades, Algro Design facilita la impresión de imágenes más claras y de mayor contraste, que dan una sensación de más espacio. De esta manera, el consumidor tiene una representación visible de la calidad de la marca, lo incrementa la aceptación y el reconocimiento de la misma, así como el valor del producto.

Los consumidores votan con sus compras

Para las tres empresas implicadas en el proyecto –Derpmann Design, Wagner Pralinen y Hammer-Lübeck–, el desarrollo de este envase ha sido todo un reto en cuestión de creatividad e implantación técnica. El fruto de esta colaboración ha sido un producto que transmite una imagen de calidad y lujo, y que ayuda a los chocolates Wagner a diferenciarse de otras marcas en las repletas estanterías de las tiendas.

Los productos Wagner Pralinen con los nuevos envases están teniendo tanto éxito, que ya está en marcha una tirada adicional. Esto, combinado con el prestigioso premio ProCarton/ECMA, es el mejor de los reconocimientos para el equipo que ha hecho realidad este proyecto.

Fuente: http://www.alabrent.com/news.php?id=21248

Compártelo en:

Categorías