Imprenta, Publicidad 
junio 30, 2022

La tendencia es el poming

El poming o perching consiste en dejar publicidad en el “pomo” de la puerta del posible cliente, para llamar su atención mediante creaciones llamativas que lo sorprendan, por lo que resulta muy efectiva, pues, al dejar el colgador en la entrada de la casa o del coche, es seguro que quien la use va a cogerlo, ya que para entrar a la vivienda o vehículo es necesario utilizar el picaporte.
Esta publicidad es muy rentable, ya que todos los clientes objetivos de la propaganda van a verla al llegar o salir de su casa.
El sistema ofrece resultados rápidos a corto plazo, gracias a su efecto impactante, a que puede llegar a mucha gente y a que esta forma parte del prototipo de cliente elegido; debido a que es segmentada, porque, con técnicas de geomarketing, es posible segmentar el público concreto al que se dirige la campaña publicitaria.
Es una técnica versátil adecuada para todo tipo de empresas y de acciones de marketing. La utilización de los colgadores de puerta como herramienta publicitaria es útil para grandes empresas como para pequeños comercios de proximidad. Asimismo, sirve para dar difusión a ofertas puntuales, a campañas largas y a toda clase de promociones de venta.
El poming permite llegar hasta la propia vivienda de los potenciales clientes y llamar su atención con un mensaje de impacto. Además, generalmente, los colgadores despiertan simpatía en quienes los reciben.
Además, ofrece gran difusión, debido a que en los grandes bloques de viviendas habitados, en muy pocas calles se pueden repartir muchas unidades de colgador para puerta. Para eso se necesita la técnica del buzoneo.

Compártelo en:

Categorías