Imprenta 
mayo 28, 2013

El grupo estadounidense en quiebra Eastman Kodak anunció un acuerdo con su principal acreedor, el fondo de pensiones británico KPP, a través de la venta a este último de parte de su negocio de la imagen.

Según el acuerdo, KPP se quedará, por 650 millones de dólares, con el negocio de imágenes personales, lo que le permitirá crear productos personalizados con fotografías (copias, impresión de libros de fotos, tarjetas de felicitación, calendarios, entre otros). Además, tendrá el negocio de los escáneres y el software de captura de imagen para las empresas.

Kodak había anunciado la puesta en venta de esta división el pasado verano boreal.

KPP también renunciará a sus derechos de acreedor por 2.800 millones de dólares frente a Kodak y sus filiales.

“En una sola transacción, Kodak concretará su intención ya anunciada de ceder las actividades de imágenes personales y de documentos para empresas, y saldar así su deuda más grande”, dijo el consejero delegado del grupo, Antonio Pérez, citado en el comunicado .

Kodak presentó su balance a principios de 2012, después de 131 años de existencia, tras haber quedado atrás en términos de desarrollo digital. La firma se juega su supervivencia con una importante reestructuración a través de la cesión o abandono de una amplia gama de actividades, con el objetivo de salir de la bancarrota este año.

Compártelo en: