Empaque 
noviembre 22, 2012

Las etiquetas de los alimentos perecederos envasados son extremadamente efímeras, pero, a pesar de su corta vida útil, deben cumplir dos funciones esenciales: decorar el producto para llamar la atención en la estantería del comercio y proporcionar una cantidad considerable de información sobre el producto.

por Jules Lejeune, director general de FINAT

Lograr este doble objetivo en envases pequeños puede ser todo un desafío, pero la gama Harmony Fruit and Yoghurt Desserts, producida por la empresa suiza de alimentación y panadería de calidad Jowa AG para la cadena suiza de supermercados Migros, demuestra que puede conseguirse.

El reto

La gama Harmony Fruit and Yoghurt Desserts está formada por productos frescos individuales de gran calidad que tienen una caducidad de tan solo cuatro días y se presentan en unos envases piramidales de plástico PET transparente con tapa. Con cuatro sabores –albaricoque, piña, fresa y frambuesa–, es una forma deliciosa y sana de terminar la comida. En la tienda, el consumidor necesita poder ver fácilmente el contenido de este tipo de productos para comprobar –a través de la etiqueta– de qué sabor se trata y leer todos los datos relacionados: información nutricional, ingredientes, peso, fecha de caducidad, etc. No obstante, el espacio es limitado en los envases pequeños y de forma irregular de la gama Harmony.

Una respuesta creativa

El responsable de desarrollo de envases de Jowa, Christian Pfeiffer, sabía que necesitaba una etiqueta especial, por eso encargó este proyecto complejo al impresor de etiquetas Pago AG. Pago, un proveedor habitual de etiquetas para Jowa, tiene mucha experiencia en la producción de etiquetas autoadhesivas tipo folleto. “Llevamos años elaborando esta clase de etiquetas con formas irregulares, de ahí que hayamos podido desarrollar una solución para los postres Harmony que ofrece todo el contenido que el cliente nos pedía y, al mismo tiempo, es atractiva y muestra claramente el sabor del producto en el envase”, dice Fredy Schöb, director comercial de Pago. “Además, como la etiqueta sella la tapa del envase, sirve para asegurar que no se ha abierto.”

Con una película de PP blanco, brillante y autoadhesiva de 60 micras como soporte base para el folleto de papel FSC, Pago imprime las etiquetas –que incorporan tres páginas a doble cara—por tipografía rotativa en 6 colores, mediante tintas de baja transferencia y con una sección perforada recortable. El contenido de la etiqueta se imprime en tres idiomas: francés, alemán e italiano. En la producción del envase, se ha tenido en cuenta el reciclaje del plástico, de ahí que el adhesivo de la etiqueta autoadhesiva pueda separarse. Las etiquetas Harmony, impresas en tiradas de 50.000 unidades por sabor, se colocan manualmente por parte del personal de Jowa como parte integral de su proceso de producción y envasado.

“El atractivo de la comida de verdad”

Christian Pfeiffer, de Jowa, está encantado con el resultado. “Las etiquetas tienen el atractivo de la comida de verdad”, dice. “Para el consumidor, es fácil elegir el sabor gracias a la imagen en color de las distintas frutas. Encargamos el proyecto a Pago porque tiene un departamento de desarrollo muy bueno y unas máquinas de imprimir de la máxima calidad.”

Etiquetas galardonadas

Las etiquetas de la gama Harmony Fruit and Yoghurt Desserts recibieron hace poco el reconocimiento de FINAT, la federación europea de fabricantes de etiquetas autoadhesivas, en sus premios anuales Label Awards: Pago se llevó el galardón a la mejor etiqueta tipo folleto en la categoría de márqueting y consumo. “Para poder incluir la mayor cantidad de texto que exige la legislación en las etiquetas de alimentos, los impresores necesitan ser más creativos que nunca”, afirma Kurt Walker, presidente de FINAT. “Pago ha demostrado que las etiquetas autoadhesivas tipo folleto son una solución atractiva y práctica.”

Fuente: http://www.alabrent.com

Compártelo en:

Categorías