Empaque, Publicidad 
mayo 14, 2021

Descifrando el código de 2021: las empresas con códigos QR y tecnología de campo cercano se expanden

A medida que las empresas comienzan a abrirse nuevamente, la forma en que las empresas interactúan con sus clientes ha cambiado. “Sin contacto” se ha convertido en la frase clave, y fusionar los medios impresos con los medios digitales es clave para abrir el camino a seguir en el mundo actual de la recuperación de una pandemia. Wayne Rasor de FASTSIGNS International ofrece una introducción al uso de códigos QR y comunicación de campo cercano para hacer que la impresión sea interactiva.

Por Wayne Rasor, director de tecnología digital y exterior de FASTSIGNS International, Inc.

A medida que las empresas comienzan a abrirse nuevamente, la forma en que las empresas interactúan con sus clientes ha cambiado. “Sin contacto” se ha convertido en la frase clave, y fusionar los medios impresos con los medios digitales es clave para abrir el camino a seguir en el mundo actual de la recuperación de una pandemia.

Los códigos QR y la comunicación de campo cercano (NFC) permiten a los clientes convertir una señal estática en digital de una manera sencilla. Imagine poder escanear un código o tocar un letrero estático en su teléfono, y una imagen, video, sitio web, tarjeta de contacto o ubicación en el mapa aparece instantáneamente en su teléfono. Estos protocolos permiten que el mundo estático se vuelva digital y dinámico.

Los códigos QR y NFC existen desde hace años. Sin embargo, NFC se ha vuelto más disponible recientemente desde que Apple abrió sus restricciones sobre NFC para permitir más allá de ApplePay. Los teléfonos Android han tenido esta capacidad durante muchos años, pero ahora que ambas plataformas permiten el uso de etiquetas NFC para activar una multitud de enlaces a diferentes activos digitales, las cosas se están poniendo realmente interesantes. Los códigos QR son fáciles de crear en línea para un enlace web a prácticamente cualquier cosa, y ese mismo enlace se puede codificar en una etiqueta NFC según las capacidades del teléfono inteligente. La mayoría de las veces, ambos se ofrecen para cubrir todas las bases.

Los restaurantes han mostrado una rápida adopción de códigos QR para servir versiones digitales de menús y, por supuesto, esto se puede combinar con etiquetas NFC para una mayor compatibilidad. Brent Walker, franquiciado de FASTSIGNS de Detroit, Michigan – Downtown, ha trabajado con tres restaurantes en su mercado desde que comenzó la pandemia. Cada negocio tiene su propia marca y decoración de interiores sorprendentes. Cuando la pandemia golpeó por primera vez y se recomendó que los restaurantes comenzaran a usar menús desechables, Walker lo vio como una gran oportunidad para presentarles menús QR personalizados para incorporar los colores de su marca y su logotipo.

“Había estado en otros restaurantes que estaban imprimiendo menús en papel de impresora normal y pegándolos con cinta adhesiva a las mesas. Funcionó, pero la cinta se ensució con bastante rapidez y la apariencia general no fue excelente. Sabía que algunos de nuestros clientes en la industria de restaurantes querrían continuar manteniendo su marca en un alto nivel incluso con códigos QR. Creamos muestras, tanto QR de mesa que se pegaban a la mesa como también estilo carpa de mesa que se podía mover fácilmente ”, dijo Walker. “Se los presentamos a nuestros clientes y les encantó”.

Walker dijo que los códigos QR no se hicieron realmente populares cuando se introdujeron por primera vez en el mercado, porque no tenían que serlo. Los menús de estilo tradicional funcionaron bien, por lo que nunca hubo necesidad de cambiar o implementar algo nuevo. Una vez que ocurrió la pandemia, la necesidad de un cambio fue evidente porque nadie confiaba en la seguridad de reutilizar los menús. Dado que la mayoría de las personas poseen un teléfono inteligente, los códigos QR eran una solución lógica y simple.

Aunque ha surgido más información de que reutilizar los menús es relativamente seguro, Brent cree que los menús QR llegaron para quedarse. Los clientes se sienten cómodos usándolos ahora, y desde la perspectiva del propietario, es un gran ahorro de costos ya que el propietario no tiene que volver a imprimir los menús con cada cambio. El dueño de un restaurante compartió que gastaría entre $ 5,000 y $ 7,000 al año en menús.

Además de los códigos QR, Walker y su equipo continuamente intercambian ideas sobre temas de tendencia y la próxima gran idea en la industria. Su capacidad para pensar en el futuro y adaptarse les ha llevado al éxito.

“Habría sido muy fácil deprimirnos y sentir pena por nosotros mismos durante el último año, pero sabíamos que eso no nos traería negocios”, dijo Walker. “El equipo ha seguido presentándose y trabajando duro todos los días con determinación y perseverancia. Estamos agradecidos por las oportunidades que hemos tenido y buscaremos más oportunidades para capitalizar en el futuro “.

Traducido por GRAFIX Digital, con autorización de WhatTheyThink.

Fuente: whattheythink.com

Compártelo en:

Categorías