General 
noviembre 9, 2023

¿Cómo afectan los libros al futuro del aprendizaje?

La digitalización de las escuelas ha relegado al libro impreso. Esto ha provocado un menor rendimiento en lectura entre niños y jóvenes y podría tener graves consecuencias para la sociedad. La investigación y las recientes alarmas podrían ser el inicio de la inversión de esta tendencia negativa.

 

Estudiantes con cuadernos y teléfonos en clase

La investigación ha demostrado que el rendimiento en lectura de niños y jóvenes se ha deteriorado en los últimos 20 años. Por desgracia, esta tendencia negativa se observa en todos los grupos de edad, desde los niños pequeños hasta el nivel universitario“.

En las últimas décadas, los profesores han dado la voz de alarma porque los jóvenes no leen ni escriben tan bien como las generaciones anteriores. Los últimos estudios e informes de investigación apuntan a esa misma tendencia nefasta. El último estudio internacional PISA indica, por ejemplo, que el rendimiento en lectura de los jóvenes de 15 años se ha deteriorado en muchos países, y que hasta un 49% de los adolescentes está de acuerdo con la afirmación “sólo leo si tengo que hacerlo”.

 

Håvard Grjotheim sigue la investigación

La investigación también ha demostrado que el rendimiento en lectura de niños y jóvenes se ha deteriorado en los últimos 20 años. Alrededor de uno de cada cinco alumnos que abandonan la escuela en Suecia y Noruega tiene un nivel inadecuado de lectura y escritura. Lamentablemente, esta tendencia negativa se observa en todos los grupos de edad, desde los niños pequeños hasta el nivel universitario“, afirma Håvard Grjotheim, presidente de la junta directiva de la Asociación Nórdica de Imprenta (NOPA) y popular conferenciante profesional sobre el papel de los libros y su desarrollo.

Una de las causas señaladas es la digitalización de las escuelas, en marcha desde los años ochenta, que ha provocado una menor lectura de material impreso en los colegios. El pasado invierno, la ministra sueca de Educación, Lotta Edholm, deploró la digitalización de las escuelas, en las que la lectura en línea ha degradado a los libros físicos. Su franqueza suscitó una gran atención a nivel nacional e internacional.

 

Håvard Grjotheim habla sobre el papel de los libros y su desarrollo

Fue un comentario increíblemente importante al admitir que la política educativa había fracasado. Ha llegado el momento de frenar la situación, dar un paso atrás y reflexionar sobre lo que realmente hemos estado consiguiendo. Porque se trata de un experimento con niños que lleva 40 años en marcha“, afirma Grjotheim. Subraya que no está en contra de las TI en las escuelas, pero cree que la tecnología se ha vuelto excesivamente dominante.

 

“…un experimento con los niños que lleva 40 años en marcha…”

 

Leer textos cortos en una pantalla o hojear una página de noticias no tiene el mismo beneficio que leer en profundidad un libro impreso.

 

Cuando se leen palabras en un teléfono o una tableta, se corre el riesgo de ser interrumpido constantemente por ventanas emergentes y banners, y nuestro cerebro no está preparado para soportar interrupciones“, explica Grjotheim: “Igualmente, se tiende a hojear los textos en línea de forma superficial, lo que no desarrolla la capacidad de concentrarse a lo largo del tiempo y comprender contextos generales. Leer un libro entero de principio a fin proporciona al lector una imagen coherente y una conciencia de las diferentes perspectivas y conexiones. El deterioro del rendimiento en lectura significa también que los niños y jóvenes corren el riesgo de obtener peores resultados en otras materias académicas”.

 

En 2022, unos investigadores británicos publicaron un estudio titulado Reading to Learn? The Co-Development of Mathematics and Reading During Primary School (Leer para aprender: el desarrollo conjunto de las matemáticas y la lectura en la escuela primaria), en el que se realizó un seguimiento de 350.000 alumnos desde el quinto curso hasta el duodécimo. La publicación descubrió que los alumnos con un alto nivel de competencia lectora progresaban mejor en matemáticas que los niños con una competencia lectora inferior. A la inversa, lo contrario no era tan evidente, ya que el estudio indicaba que los alumnos con un nivel más alto de competencias de aprendizaje temprano en matemáticas no se beneficiaban automáticamente de ello en su adquisición de competencias lectoras.

 

La competencia lectora afecta a muchos aspectos de la vida

Dado el deterioro de la competencia lectora, lo que me preocupa es que la educación esté retrocediendo; que estemos perdiendo competencias importantes, competencias que son cruciales para la sociedad en general. La competencia lectora afecta a muchos aspectos de la vida, y un deterioro de los resultados podría tener graves consecuencias. Ahora mismo, por ejemplo, participo en un proyecto en Bruselas en el que estudiamos el libro como base del desarrollo económico en Europa. Así de importante es este tema“, subraya Grjotheim.

 

Es hora de reexaminar el papel de las tecnologías

A pesar del sombrío panorama, Grjotheim ve un futuro brillante para la palabra impresa. En educación, por ejemplo, cree que las recientes protestas e informes han sido una llamada de atención. “Cada vez hay más gente que se da cuenta de que tenemos que abordar este problema y asegurarnos de que los niños y adolescentes lean más libros. Eso no significa que las escuelas no deban utilizar medios y recursos didácticos digitales, sino que debemos reexaminar el papel de las tecnologías en el futuro. Creo que se necesitan nuevas normas nacionales para las TI en las escuelas, en las que nos decantemos por una solución híbrida que combine el aprendizaje digital y el analógico.

 

No sólo en Escandinavia

Como experto del sector, Grjotheim también recibe cada vez más invitaciones de países europeos para dar charlas sobre el papel y el desarrollo del libro impreso, como la que presentó, por ejemplo, en el Parlamento sueco. Y es que el deterioro de los niveles de lectura como consecuencia de la digitalización de las escuelas no se limita a Escandinavia.

La misma tendencia es evidente en muchos otros países europeos. Pero los países escandinavos son los más avanzados en términos de digitalización de la educación, por lo que también son los que más necesitan detener e invertir la tendencia. Mientras tanto, otros países han visto lo que ha ocurrido aquí en Suecia, los resultados y las reacciones resultantes, y se han dado cuenta de que ellos también necesitan actuar antes de que sea demasiado tarde. Estoy convencido de que en el futuro se van a producir cambios en relación con las TI en las escuelas de muchos países“.

 

Leer un libro impreso aumenta la concentración

Grjotheim también señala que las cifras de ventas confirman que los libros físicos ocupan un lugar natural en nuestras vidas. “Si nos fijamos en el volumen total de libros vendidos a nivel europeo, éste se ha mantenido bastante estable durante los últimos 25 años. Naturalmente, con algunos altibajos, incluido el auge de las ventas durante los años de la pandemia, pero en general ha sido del orden de unos 22.000-23.000 millones de euros anuales. Así pues, los libros físicos tienen una posición más fuerte de lo que preveíamos hace 10-15 años“.

 

También hay una tendencia social a favor de los libros físicos. Como contracultura frente al nuevo mundo de la tecnología y la digitalización, mucha gente quiere recuperar los valores tradicionales y los recursos analógicos. Por ejemplo, cada vez más gente quiere cultivar sus propios alimentos, y muchos jóvenes se dedican a tejer y a otras formas de “slow making” en su tiempo libre.

 

Un niño y un adulto leen juntos un libro

Ese deseo de reducir la marcha es una tendencia emergente, que creo que probablemente se generalizará. Leer un libro impreso aumenta la concentración porque no hay las interrupciones de una pantalla, y como resultado se profundiza más en la lectura. Además, un libro es versátil: se pueden hacer pausas para reflexionar, tomar notas al margen y comentar el contenido después“, dice Grjotheim, y añade: “Ahora tengo más confianza en el atractivo duradero de los libros impresos de la que he tenido en muchos, muchos años“.

Håvard Grjotheim, presidente de la junta directiva de la Asociación Nórdica de Imprenta (NOPA)

 

 

 

Compártelo en:

Categorías