Empaque, Imprenta, Publicidad, Textil 
julio 19, 2020
 Interna N8 1 de 3 332

Tres meses de confinamiento desde el inicio de la actual crisis sanitaria han dado paso a nuevos comportamientos y necesidades por parte de los ciudadanos, y el sector de la restauración ha tenido que adaptarse en lago que los expertos llaman “La digitalización del comercio local”. 

El COVID-19 ha inducido cambios muy fuertes y profundos, algunos temporales pero otros posiblemente marquen el rumbo de un nuevo panorama. Hemos vivido el boom de los webinar, el teletrabajo y  se está disparando la compra online.

En el sector de la restauración, los pequeños comercios han sido los más afectados por el COVID-19, y la digitalización de estos mediante las plataformas de servicio a domicilio, ha supuesto en muchos casos un «salvavidas» y una nueva oportunidad. Pero, ¿el delivery es una tendencia o una reacción puntual? 

Los analistas han coincidido en que el delivey se ha convertido durante este tiempo en el único canal para seguir manteniendo el contacto con el consumidor. Apuestan por la venta presencial, pero estar presente en otros canales lo ven ya como algo fundamental.

¿Cómo han vivido los comercios esta situación? 

Hemos vivido este tiempo con una gran incertidumbre, ha sido un gran reto. Hemos descubierto nuestras fortalezas pero también nuestras debilidades. El delivery ha sido un gran canal porque hemos visto como nuestros consumidores seguían con ganas de consumir nuestros productos.

Cuando se dio el estado de alarma el único canal disponible que teníamos era el delivery así que  intentamos estar muy ágiles. Era un canal en el que  estábamos presente pero nunca le habíamos dado quizá la importancia que tiene y este tiempo podemos decir que ha sido como un ‘master’ en el delivery».

Este tiempo ha sido como un auténtico desafío, y ha sido  para muchos retailers la posibilidad de conectar los comercios con los consumidores.

La tienda tradicional ha tenido un crecimiento por encima de la media incluso por encima de los supermercados. Hemos visto una confianza por parte del consumidor, gracias a la entrega en el domicilio.

¿Qué necesidades tienen los comercios hoy y ahora? 

En estos momentos los comercios tienen “dos principales batallas, por un lado generar confianza en el punto de venta, volver a trasmitir esa sensación de seguridad e higiene.  Y por supuesto en el delivery  todas las marcas libran una batalla importante, reducir tiempos de espera, que la calidad de producto se mantenga y cuidar mucho los detalles”.

¿Es una tendencia o una reacción puntual mientras no había alternativas?

El delivery era un negocio en auge, pero el COVID-19 ha sido un golpe de realidad para muchos comercios que tenían pendiente lanzarse al comercio digital. El mundo virtual es una realidad, seguimos apostando sin fisuras por  la venta presencial pero eso no quita que la venta online complemente nuestro modelo de negocio”. El futuro está en la combinación de canales, que el consumidor sepa que puedo comprar fresco, elaborado y fácil.

Ventajas y desventajas.

Pero, ¿cuáles son las ventajas y desventajas de este canal? Para algunos especialistas el futuro, ha venido para quedarse. Permite generar más ventas ya que se accede a una base de datos de clientes sumamente grande lo cual es una gran ventaja. Pero es un reto porque se compite con muchas marcas dentro de una plataforma. 

Es muy importante ser capaz de adaptar la oferta por cada canal, hay unos retos que son por un lado el incremento de costos, pero por otro lado el cliente no ve este servicio como algo crucial. Es importante educar al consumidor. Se cree que es un servicio básico, siendo un servicio logístico complejo.

Fuente: www.america-retail.com

Compártelo en:

Categorías