General 
diciembre 2, 2023

11 consejos para promover la «sostenibilidad» en la industria de la moda

Moda Sostenible

Hasta ser sostenible es una tendencia de moda, conoce de qué se trata y cuáles son con estos 11 consejos

La tendencia de los ecotips nace al momento en que las marcas de ropa deciden hacer un cambio. Muchos de los materiales más utilizados por la industria de la moda en la actualidad se enfrentan a algunos desafíos como la escasez de recursos, el aumento en los costos y el no poder ser del todo reciclables.

Por esa razón desde hace años la moda busca ser sustentable, es decir, crear la ropa, zapatos y accesorios cuyos procesos de fabricación son cuidadosos con el medio ambiente, tomando en cuenta el impacto ambiental y social que las prendas tendrán durante su ciclo de vida.

La moda juega un papel importante en la economía global, pues según datos de Fashion United la industria de la moda tiene un valor de poco más de 300 billones de dólares y representa el 2% del PIB mundial. Por desgracia, este éxito tiene un alto costo ambiental que ha llevado a grandes empresas en la industria de la moda a tomar cartas en el asunto, un modo más sostenible.

Ecotips de moda, para un armario sostenible
Son muchas las cosas que, en nuestra pequeña vida diaria, los consumidores podemos hacer, empezando por cómo manejamos y cuidamos nuestra ropa. Entre las diferentes acciones que requiere un vestuario sostenible se encuentran, por ejemplo:

  • cuidar la ropa;
  • comprar con conciencia y atención;
  • Poseer pocas prendas que se utilizan con más frecuencia.

Sin embargo, a pesar de eso y la cantidad de factores involucrados, sigue habiendo pocas marcas que aborden esos problemas complejos, e incluso las que lo hacen admiten que podrían mejorar. Eso significa que no basta con comprar piezas con la etiqueta ‘sustentable’; necesitamos pensar desde cero nuestros hábitos de compra y la manera en la que consumimos ropa, por eso te presentamos estos 11 ecotips sostenibles.

1. Decluttering
Lo primero de lista ecotips es el Decluttering, mejor conocido como deshacerse del desorden. Todos nosotros, en el armario, tenemos prendas que hemos usado muy pocas veces o que todavía tienen la etiqueta. Según algunos estudios, de hecho, solo usamos el 20% de la ropa que poseemos, dejando todas las demás prendas sin usar en el armario.

Esto sucede porque compramos sin pensar en lo que realmente necesitamos, impulsados ​​por las ganas de renovar nuestro armario. El primer consejo ecológico que te damos, por lo tanto, se llama ordenar. Significa liberar el armario de aquello que no usamos y que no perdura en el tiempo, especialmente la ropa de moda rápida que, dada su mala calidad, no dura mucho.

Recoge tu ropa y, para cada una, pregúntate ¿Cuántas veces la he usado? ¿La usaré a menudo? para entender si al quedárselo, estás tomando la decisión más sostenible para tu guardarropa.

2. Shopping Certificado
Mantener la ropa que tenemos es un paso fundamental para nuestro guardarropa sostenible. Pero no el único, de los ecotips. Si se desea comprar de nuevo, en este caso, es importante dar preferencia a las marcas sostenibles y éticas, pero también a los artesanos y empresas locales. Gastar poco en prendas de moda rápida no es la elección correcta para ser sostenible; las prendas de moda rápida se dañan después de algunos lavados.

Pero, ¿Cómo saber si la ropa es Green? Uno de los principales métodos para entender si la prenda que estás comprando es sostenible o no es leer las etiquetas y verificar que los productos reflejen los estándares de las certificaciones internacionales.

Entre las certificaciones se encuentran, por ejemplo:

  • El Gots (Global Organic Textile Standard), que garantiza el origen orgánico de los hilos;
  • El GRS (Global Recycled Standard), que en cambio indica un proceso de reciclaje al menos al 20%;
  • Responsible Down Standard que certifica que las plumas utilizadas provienen de granjas que no hacen sufrir a los animales utilizados;
  • LCA (Life Cycle Assessment), que cuantifica la sostenibilidad de la prenda analizando todo el ciclo de vida del producto.

3. Un armario sostenible es vintage
Comprar artículos nuevos es siempre nuestra primera opción, pero comprar prendas vintage y de segunda mano es una de las opciones más sostenibles que puede tomar. Reutilizar la ropa de su madre o comprar en los mercados de pulgas reduce en gran medida el desperdicio.

El mercadillo de segunda mano tiene un coste muy bajo y es capaz de dar una segunda vida a prendas que, de lo contrario, acabarían en la basura. Es muy fácil encontrar artículos antiguos o de segunda mano en línea. Las fiestas de intercambio, un fenómeno mundial, son mercados de segunda mano que funcionan a través del trueque, en los que los participantes pueden intercambiar su ropa con la de otras personas.

4. Alarga la vida de las prendas
Cuando hablamos de vestuario sostenible, no nos referimos solo a todos esos pasos que damos para llenar nuestro armario con prendas eco-sostenibles y duraderas. El secreto de un verdadero vestuario ético también y sobre todo concierne al cuidado que damos a nuestras prendas.

La creación de un vestido, de hecho, requiere recursos y energías en cantidad; Disminuir las compras al extender la vida de nuestras prendas significa ahorrar tiempo, energía y recursos. Es necesario saber cuidar nuestra ropa para que dure en el tiempo y usarla el mayor tiempo posible. Cuidar tu ropa es sencillo, solo sigue los pequeños pasos que permiten que la ropa dure muchos años.

Para mantener tus prendas como nuevas, es importante:

  • No pongas la lavadora vacia;
  • Sigue siempre las instrucciones de lavado de las etiquetas;
  • No utilices perfumes / desodorantes en la ropa;
  • Nunca hagas lavado en seco.

5. Reciclar en modo correcto
Uno de los ecotips más importantes, es vender o regalar tu ropa a organizaciones benéficas, mercadillos o incluso a familiares / amigos. Por otro lado, la ropa que no podemos vender siempre se puede usar como trapo para limpiar la casa.

Es importante aprender a reciclar la ropa que ya no se desea para tener un guardarropa sostenible. No se debe tirar la ropa a la basura sin clasificar, ya que los desechos textiles contribuyen al problema del plástico. Se recomienda vender o regalar la ropa a organizaciones benéficas, mercadillos o familiares, y la ropa que no se puede vender se puede utilizar como trapo para limpiar la casa.

6. Prueba rentar
La tendencia actual es alquilar prendas en lugar de comprarlas, ya que se ha observado que en el Reino Unido se compran hasta 50 millones de prendas cada verano y solo se usan una vez, lo que genera un gran desperdicio. Se destaca la importancia de cambiar este hábito para reducir la cantidad de textiles que se desechan en vertederos.

7. Evita el greenwashing
Conforme los consumidores se vuelven más conscientes de su huella de carbono, el greenwashing o pseudoecologismo —cuando las marcas hacen declaraciones vagas, engañosas o falsas para sugerir que son más ecológicas de lo que son— es cada vez más generalizado. No te dentengas en los eslóganes como ‘sustentable’, ‘ecológico’, ‘consciente’ y ‘responsable’: investiga si las marcas tienen políticas detalladas que sustenten lo que anuncia

8. Aprende de materiales
Entender el impacto de los materiales es crucial para comprar de manera sustentable. Una buena regla general es evitar los sintéticos vírgenes como el poliéster —que constituye el 55% de la ropa de todo el mundo—, porque se derivan de hidrocarburos y tardan años en deshacerse. No todos los materiales naturales son iguales: el algodón orgánico, por ejemplo, usa mucha menos agua que el normal, y no necesita pesticidas dañinos.

Busca certificaciones de la Norma Global para Textiles Orgánicos (para algodón y lana), el Grupo de Trabajo de la Piel (para piel) y el Consejo de Administración Forestal (para la viscosa) para asegurarte de que los materiales usados para hacer tu ropa tengan un impacto menor en nuestro planeta.

9. Busca metas científicas
Para averiguar si una marca en serio quiere reducir su impacto ambiental, un buen inicio es revisando si está comprometida con una meta científica. Las marcas inscritas en la Iniciativa de Metas Científicas, por ejemplo —que incluye a Kering, dueña de Gucci, y a Burberry—, deben tener metas para reducir las emisiones de CO2 que concuerden con el Tratado de París.

10. Cuidado con los químicos dañinos
Los químicos escondidos que se usan para tratar nuestra ropa son cosa seria: contaminan las fuentes de agua y representan un riesgo para los trabajadores textiles. Busca las certificaciones Made in Green, de OEKO-TEX y Bluesign, que emiten requisitos para el uso de químicos durante el proceso de manufactura.

Vea también: Conoce los dos “NO” más grandes en la moda !! Según Carolina Herrera

11. Compra menos y mejor
Puede que sea un cliché, pero el mantra ‘compra menos y mejor’ es clave cuando piensas que se produce la abrumadora cantidad de 100 mil millones de prendas al año en todo el mundo. Para ello, necesitas preguntarte tres cosas esenciales: ¿Qué estás comprando y por qué? ¿Qué necesitas en realidad? ¿Te lo vas a poner al menos treinta veces?

 

Fuente: 11 consejos para promover la «sostenibilidad» en la industria de la moda

Compártelo en:

Categorías